Reparbar

Cómo puedo abrir una gasolinera en España

Cómo abrir una gasolinera en España

Iniciar un negocio de venta de hidrocarburos en España fuera de la red de franquiciados supone entrar en una vorágine de papeleo que deberá salvar toda una larga serie de trámites, permisos y autorizaciones en forma de barullo burocrático que es indispensable conocer perfectamente para que el proyecto llegue a buen puerto. Como en cualquier otro negocio, lo primero que debemos tener claro es su plan de viabilidad que ampare el éxito de la gasolinera, al menos sobre el papel, y pueda augurar que nuestra idea viene soportada por una previsión de éxito. Esta fase es común para cualquier otra acción emprendedora que se quiera llevar a cabo y tendrá en cuenta cuestiones como la idoneidad de la ubicación, el flujo de vehículos del lugar, la competencia en la zona y otros items que nos puedan ofrecer información sobre la futura rentabilidad del proyecto. En este plan se introducirán las previsiones de ventas y servicios adicionales por los que obtendremos ganancias y será vital para conocer su horizonte de viabilidad.

Hay muchos tipos de estaciones de servicio, siendo las características y complejidad de sus instalaciones las que determinarán la cuantía de la inversión, que puede ir en nuestro país desde el medio millón al millón de euros de inversión. El plazo de amortización de esa inversión va a depender de factores que estarán contemplados en el plan de negocio, como la afluencia de vehículos o los servicios adicionales que se ofrezcan, cifrándose alrededor de los cinco años como mínimo.

La legislación española establece que cualquier persona jurídica o física puede solicitar este tipo de instalación a través de una larga lista de autorizaciones y permisos que deben solicitarse ante distintos organismos. Comenzaremos con un documento previo en el que se detallan las características de la instalación, para posteriormente realizar un proyecto que será evaluado por la Dirección General de Carreteras. Pasado este paso se procede al proyecto de construcción visado por un técnico colegiado competente, que debe contar con los permisos de obras pertinentes por parte del Ayuntamiento de la localidad en la que la gasolinera va a estar ubicada.

De nuevo la Dirección General de Carreteras deberá examinar el proyecto completo con toda su documentación oficial y abrir un expediente con publicidad para la concesión provisional de la autorización de obras. Esta autorización pasa a tener 18 meses de ejecución desde el momento en que es aceptada para completar las obras. Una vez finalizadas ha de obtener inmediatamente antes de la apertura una nueva autorización de la Dirección General de Carreteras con un visto bueno para abrir las instalaciones de la estación de servicio al público, de manera que el resultado de la obra esté en consonancia con lo que marcaba el proyecto

Debemos tener en cuenta que hay otras administraciones con voz en el proceso ya que la Comunidad Autónoma en la que se va a abrir la gasolinera debe también dar su visto bueno. Además se nos va a solicitar por parte del Registro del Servicio Territorial estar en posesión de un contrato que asegure el suministro de carburante durante un periodo de al menos 3 años. También Industria tiene algo que decir, pues los depósitos son cosa suya y deben estar dados de alta correctamente en su registros. Igualmente deberemos contar con las certificaciones para los surtidores y alta en servicios como luz o agua.

Conoce nuestros productos

Aparatos surtidores | Equipos de bombeo de gran caudal | Sistemas de sonda de nivel | Terminales de pago no atendidos
| Software de gestión | Productos químicos para lavado | Impresoras de tarjetas plásticas

Conoce nuestros productos

Aparatos surtidores | Equipos de bombeo de gran caudal | Sistemas de sonda de nivel | Terminales de pago no atendidos
| Software de gestión | Productos químicos para lavado | Impresoras de tarjetas plásticas

CONTACTA CON NOSOTROS