Reparbar

¿Qué tipos de gasolina y diésel existen?

que tipos de gasolina y diesel exixten

Muchos conductores suelen tener dudas a la hora de repostar combustible sobre los distintos de gasolina y diesel existentes en el mercado y sus prestaciones. Existe un desconocimiento general sobre si compensa económicamente poner el combustible más caro o si el motor del coche lo va a notar de manera positiva o negativa en según qué caso y cómo repercutirá esta acción en futuras averías o en la ausencia de éstas.

La mayoría de los coches en España son de gasolina, combustible en el que podemos encontrar diferentes versiones en las gasolineras. Por supuesto que de entrada todas son perfectamente compatibles con tu motor de gasolina aunque el rendimiento de éste se podrá ver alterado por la elección de una u otra. Para comprender en qué se diferencian los distintos tipos de este combustible con los que podemos repostar debemos saber que su principal diferencia es el octanaje. Esta característica singular es la capacidad antidetonante del combustible al ser comprimido dentro del cilindro del motor. Cuanto más elevado sea el octanaje, más capacidad de comprensión va a tener y mejor será el de la maquinaria de nuestro vehículo. En las estaciones de servicio vamos a encontrar dos tipos de octanaje: Gasolina 95 y Gasolina 98, números que indican precisamente el número de octanos de cada una de ellas.

Como ya hemos apuntado, todos los coches admiten sin problema ambos octanajes, aunque muchos de ellos solo sacarán rendimiento de la Gasolina 95 ya que para funcionar de manera optimizada con la Gasolina 98 nuestro motor debe presentar un alto nivel de comprensión. Esta singularidad se ofrece sobre todo en deportivos y coches de alta gama, siendo poco habitual en compactos y mucho menos en utilitarios. Para ellos basta con repostar la de 95 octanos. No es ninguna nimiedad pues la gasolina de 98 es más cara que la de 95 y no será necesario un desembolso si no vamos a obtener mejores prestaciones a cambio

¿Y las gasolinas low cost? Pues simplemente prescinden de ciertos aditivos pero cualquiera de los combustibles que puedas repostar siempre va a cumplir con todas las garantías de unos mínimos de calidad por los que vela una institución encargada de ello. El uso de gasolinas más caras, con más aditivos, va a repercutir positivamente en la reducción de desgastes e incluso en la autonomía del depósito.

En cuanto al gasóleo la principal diferencia es el cetano, directamente relacionado con la calidad de ignición (o inflamabilidad) del combustible. Cuando mayor cantidad de él contenga el combustible con más rapidez se produce la inflamabilidad y mejor va a funcionar el motor. El gasóleo A+ contiene más antiespumantes y antioxidantes y menor nivel de azufre por lo que resulta más optimizado que el llamado normal o A. Esto va a suponer para nuestro motor una menor carga de sedimentos y mayor limpieza así como una menos contaminación.

Conoce nuestros productos

Aparatos surtidores | Equipos de bombeo de gran caudal | Sistemas de sonda de nivel | Terminales de pago no atendidos
| Software de gestión | Productos químicos para lavado | Impresoras de tarjetas plásticas

Conoce nuestros productos

Aparatos surtidores | Equipos de bombeo de gran caudal | Sistemas de sonda de nivel | Terminales de pago no atendidos
| Software de gestión | Productos químicos para lavado | Impresoras de tarjetas plásticas

CONTACTA CON NOSOTROS